Posts

Ventresca en el merendero

Image
  El merendero es una vieja tradición asturiana de la que van quedando cada vez menos ejemplares, especialmente en su versión urbana. Recuerdo con cariño en Gijón el que existía en el alto de Santa Olaya, entre el barrio de la Calzada y el Natahoyo, al que iba con mis padres;   también cuando llevaba a mis hijos al que se ubicaba junto al rio Piles en lo que hoy es la gran rotonda que reparte el tráfico en esa zona. Pero hoy hace falta coche para ir a un merendero, con una excepción. A la entrada de la Guía, camino de Somió, aún permanece una vieja casa de comidas, Casa Arturo, con su gran merendero de mesas y bancos de cemento en su parte posterior. Quiero pensar que mantiene la secular costumbre de permitir el acceso con comida y la obligatoriedad de comprar las bebidas, aunque no creo que hoy la gente haga mucho uso de lo primero. Su carta sencilla y tradicional mantiene el sabor y el atractivo que siempre tuvieron estos establecimientos. Nosotros acudimos al reclamo de una rece

Los huertos de La Habana

Image
  Durante el periodo especial, los años de hambre que pasaron los cubanos tras la caída de la URSS y la salida de los rusos de la isla bonita, las autoridades promovieron la cultura de los huertos familiares; cualquier rincón, azotea o patio era bueno para sembrar algo que pudiera ser comestible, aunque tenía que ser proteína vegetal, como la que ahora promueven los círculos veganos; la proteína animal estaba proscrita, como la crianza de cochinos en las destartaladas cuarterías habaneras, que era buscada y perseguida por patrullas especializadas como las que desde hace años se dedican a   buscar antenas satelitales por las azoteas de la ciudad, mucho más peligrosas para la salud del régimen que la proteína animal. Ye lo que hay. Cuando llegué en el 2010 a instalarme en la ciudad del hispanocubano doctor Finlay, padre de la lucha contra la fiebre amarilla, a la que Cuba gracias a él hizo frente, al contrario de lo que hoy sucede con el dengue, transmitido por el mismo mosquito masiva

La espada de José Tomás

Image
Triunfó este pasado domingo el gran diestro en Alicante, cuatro orejas, haciendo gala como siempre de su sentir trágico del toreo, su estatuario dinamismo frente a la fuerza animal, y su legendaria entrega, quizás por edad y lesiones en una de sus últimas tardes de apoteosis. Y en todo ello no es la espada el elemento que le lleva a la gloria; no más que el conjunto de su toreo incomparable. Ye lo que hay. A mí, humilde aficionado de una plaza de antigua afición a la que las decisiones políticas han dejado huérfana de su tradición taurina, me viene, sin embargo, a la memoria, la figura de otro tocayo extraordinario, un asturiano incomparable, José Tomás Bovés, caudillo –lo de líder me parece una mariconada- de los llaneros venezolanos durante las guerras de Emancipación, mal llamadas de Independencia, y que le dio para el pelo a Bolivar al frente de sus jinetes hasta que, peleando en primera línea, cayó en combate. Después, faltos de su dirección, se pasarían a las filas de los insurge

Los chips de Nancy Pelosi

Image
  Esta pasada semana mucho se ha hablado de Nancy Pelosi, la presidenta –speaker le dicen en su tierra- del Senado norteamericano, el segundo cargo en importancia en ese país, después del de presidente, que actualmente cubre Joe Biden. Y ello ha sido debido al inopinado viaje de veinticuatro horas a la isla de Taiwán, la antigua Formosa de los portugueses y que nosotros, la España de los Austrias, controlamos durante un breve periodo de tiempo. A Nancy la están poniendo a caer de un burro –ignoro si esta expresión atenta a los principios de la ley de bienestar animal de la Belarra- porque con su viaje ha desatado la ira de los todopoderosos chinos de Xi Jinping, que han respondido con unas enormes maniobras en torno y sobre la isla que han puesto de los nervios a medio mundo por el peligro de que la cosa –el riesgo de choque militar- vaya a mayores. Que no cunda el pánico. Respecto a Pelosi conviene recordar que esta señora, ochentaitantos años, lleva toda su vida política, tan lar

El reclamo del Sporting

Image
  Se quejaban esta esplendida mañana dominguera algunos forasteros, tras disfrutar de las Letronas en el Muelle, de la impertinencia de la camiseta sportinguista, que les impedía sacar una perfecta fotografía del rey Pelayo y el palacio del Marqués de Revillagigedo al mantener oculto uno de los dos torreones bajo el brillo y colores del cartelón que lo adorna desde hace ya un par de semanas. Y es que la llegada del nuevo propietario mejicano del Sporting está dando para mucho. La rivalidad regional entre Oviedo y Sporting ha servido para rellenar conversaciones de playos y carballones durante varias generaciones ya. Ahora, además de nuestros tradicionales localismos, podremos presumir de internacionalidad al tener en ambas propiedades deportivas a sendos grupos económicos llegados de la gran nación que creara Hernán Cortés, y que, como tuzos y chilangos, gentilicio popular correspondiente a los naturales de Pachuca y Ciudad de México, pondrán un añadido picante jalapeño a los siempre

Targeting

Image
  Este palabro inglés, en contra de lo que algunos pudieran pensar, no va de tarjetas de crédito sino de objetivos, o blancos si prefieren. Es de uso generalizado desde hace tiempo en el mundo militar moderno y hoy en día alcanza también otros muchos campos; fíjense si no en las audiencias target de los medios de comunicación, o las audiencias target de los partidos políticos. Pero es en el campo de batalla donde desarrolla su definición precisa. A nivel táctico, es decir, en la zona de combate, las unidades de artillería trabajan con una target list que les habrá llegado, generalmente, de la mano de las unidades de inteligencia y serán objetivos, generalmente también, legítimos; es decir, que no vayan en contra de las leyes de la guerra por su condición de sanidad, cultura, etc. Aunque a veces se produzcan errores, como cuando los norteamericanos bombardearon la embajada china en Belgrado. Un error de targeting. Si la tensión aumenta entre dos posibles contendientes sus unidades d

De Selgas al Boombastic, pasando por San Lorenzo

Image
  Aun no llegó agosto, con su semana grande, y está el Principado que no cabe un alfiler. Dicen que ya no quedan habitaciones libres, aunque los del ramo del chigre se quejan del bajo consumo y del aumento de los costes. Serán cosas del verano, o es posible que las amenazantes nubes del otoño económico se encuentren tras el mucho movimiento de algunos y el poco condumio de otros. En todo caso, Asturias, una vez más, no parece envidiar al Mediterráneo. La fiesta aeronáutica de la Playa de San Lorenzo, de nuevo y pese al renuente apoyo de la casa consistorial, se convierte en el gran acontecimiento del estío, actualmente sin la guinda de la Feria taurina; y son los propios asturianos, con su presencia masiva y familiar en torno al Muro, los que refrendan su interés por las evoluciones de los diferentes medios aéreos. Que siga. En los prados de Llanera el festival Boombastic reúne a miles de jóvenes entorno a un elenco variopinto de músicos, y con comportamiento cívico y ordenado segú